Se protege a los trabajadores de Prendas en California…( Ley en vigor el 1º de Enero de 2022)

California finalmente aprobó el Proyecto de Ley del Senado 62. Conocido como el Acta de Protección al Trabajador de Prendas, la nueva ley marca a California como el primer estado en requerir un pago por hora para los trabajadores de prendas; también prohibirá el trabajo por pieza, un sistema mal visto en el cual los trabajadores son remunerados por pieza (muchas veces resultando en menos de USD$3.00 por hora) y penalizará tanto a los manufactureros y marcas por los salarios robados y prácticas de paga ilegal. Para los diseñadores, el proyecto de ley introduce cierta responsabilidad, nunca visto en la industria.

Los Angeles es el hub más grande en manufactura de prendas en los Estados Unidos y los cierres por la pandemia del COVID-19 puso a miles de trabajadores de prendas en LA en una crisis económica y de salud, incluyendo los brotes que surgieron a través de las fábricas por no manejar las medidas de distanciamiento requeridas, la pérdida de empleo de los trabajadores o la negación de pagos cuando las marcas cancelaban sus órdenes. La severidad en los abusos hacia los derechos humanos conllevó a titulares de primera plana a nivel nacional y a renovar la urgencia alrededor del S.B. 62 (luego titulada S.B. 1399).

Con el apoyo de los medios y ciudadanos, los trabajadores de prendas fueron estimulados para luchar con mayor esfuerzo por el proyecto de ley. “Esta lucha de dos años ha sido conllevada por los trabajadores de prendas, junto al gran liderazgo de parte del Centro de Trabajadores de Prendas”, explicó Ayesha Barenblat, CEO de Remake, quien creó una coalición empresarial y campañas alrededor del tema de S.B. 62. “Fue bastante estimulante ver a las organizaciones de trabajadores, empresas y ciudadanos unirse. Creo que ese es el poder aquí realmente”.

Newsom describió el proyecto de ley como “liderazgo nacional” y “trascendental”. En la nota de prensa de Remake, lo describieron como “transformador” para los 45,000 trabajadores de prendas y sus familias en LA. Su significado no puede ser pasado por alto, particularmente cuando se trata de marcas que se manufacturan en LA.

Históricamente, las marcas de la moda no han sido responsabilizadas por el pago o trato hacia los trabajadores de la moda; al contratar a fábricas, ellos conllevan el riesgo hacia ellos mismos. Eso no significa que las marcas no estén interesadas en los trabajadores; varios diseñadores – muchos en USA y en otras partes — envían códigos de conducta detallados a sus socios de manufactura y trabajan de cerca para asegurar que sus valores están alineados. Pero, a menos que se esté visitando esas fábricas de forma física, nada está garantizado y Barenblat señaló que las expectativas de las marcas no siempre han cumplido los precios demandados. “Sus prácticas comerciales y los precios bajos establecidos dieron como resultado en robo de salarios”, explicó, porque para lograr producir ropa a menor costo, las fábricas están forzadas a recortar buscando pagar menos en la mano de obra. “Ahora ya no se podrán salir con la suya en ese aspecto — existe una gran responsabilidad multilateral dentro de este proyecto de ley, lo cual significa que, si los trabajadores no están logrando su salario mínimo, ese establecido por la ley, el cual es de USD$14 por hora, los manufactureros y marcas serán sujetos como responsables”.

Fuente: Detrás de las Costuras, septiembre 2021