Imagen que emprende

Por Melisa Mariel Esposito*

Hoy te hablaré de la imagen que emprende, porque si bien somos las personas quienes comenzamos con un emprendimiento, si logramos una imagen congruente y constante que refleje lo que hacemos- sobre todo en tiempos de home office-, tendremos mayores posibilidades de dar mensajes de impacto, reales y poderosos.

Para lograr esa impresión que siempre soñaste, debes tener en cuenta lo que llamamos en nonna imagen personal el equilibrio vital; éste es el que existe entre nuestra imagen interna y externa; es preciso conocerte, saber lo que reflejas, encontrar tu nuestra esencia y re-conocer aquello que es lo que te representa.

Lo primero que te brindaré será el significado de imagen, ya que conociendo los conceptos es más sencillo aterrizarlos al mundo de la ejecución. Imagen es el significado que le agregamos a las señales del medio ambiente; es decir, es un proceso físico, psicológico y de percepción. Así de simple, ahora bien, ya sabes que entran en juego los sentidos en esto de la imagen, entonces ¿qué es imagen personal? La imagen personal es la percepción que tienen las demás personas de ti, abarca la ropa y accesorios que usas, colores, corte de cabello y tipo de telas. Pero también se manifiesta en el comportamiento social y el lenguaje no verbal; en suma, todos nuestros sentidos interactúan en el proceso de percepción. Por lo tanto, es imposible no tener una imagen como lo es no percibir, y contarnos una historia acerca de eso que observamos, porque somos seres sociales y sensoriales.

Cabe mencionar que el primer encuentro es más importante de lo que pensamos, este se genera prácticamente en el tiempo de un parpadeo. Es un proceso inconsciente en el que el 55% de lo que se comunica, se lo lleva la imagen, 38% el tono y timbre de voz, y solo un 7% las palabras que utilizamos; el mejor discurso es el que es congruente. Esta primera impresión obviamente es única y nuestra imagen personal, es por lejos, la que lleva el peso del éxito para el impacto que buscamos.

Los cambios que hemos vivido con la pandemia hicieron que muchas personas mudaran su trabajo a casa y no sólo de manera temporal, se vienen cambios estucturales que se sostendrán en el tiempo. De todas maneras, ya sea que estés trabajando desde casa, oficina, para una empresa o la tuya, o si eres free lance, te toca hacer videollamadas y seguir comunicándote de manera virtual/visual con gente, por lo tanto se activa la percepción. Así que, pregúntate si lo que usas ¿es para ti? ¿Es una manifestación de tu personalidad o lo usas rutinariamente? (sin cuestionar si aquello realmente refleja tu esencia). Observar tu ropa, los cortes, los colores, el tipo de maquillaje, la barba; cuestiónate si usas cosas por estilo o costumbre; es parte del análisis necesario para una estrategia correcta de imagen personal y, sin dudas, para una imagen que emprede.

Una variable que se vuelve vital en tiempos de trabajo desde casa, es la imagen ambiental, ahora más que nunca adquiere importancia. Al comunicarte, la gente por medio de la pantalla entra a tu casa, por eso te recomiendo que si tienes videoconferencia consideres tu entorno: la iluminación, el tipo y la posición de la luz, el lugar, el tipo de audífonos que uses y tener un buen micrófono, recuerda que todo comunica. Para lograrlo hazte las siguientes preguntas ¿qué ajustes necesito hacer para comunicar lo que quiero? Y ¿qué tiene de nuevo mi imagen? En qué me renové el último tiempo que quiero mostrarlo al mundo.

Asimismo, la imagen verbal es relevante de mencionar. Con imagen verbal me refiero a los  recursos lingüísticos, el volumen, tono y acento de la voz, la velocidad, la articulación o dicción de las palabras.

Considerar estos tres elementos: imagen personal, imagen verbal e imagen ambiental le dará fuerza a tu mensaje en tiempos de videollamadas y tendrás una imagen que emprende.

Tips home office

Algunos #nonnatips para este nuevo comienzo son:

  • Vístete de pies a cabeza. Somos una totalidad.
  • Usa ropa cómoda, que te represente y refleje tu estilo.
  • Usa el calzado que te gusta.
  • Ponte protector solar. El cuidado de la piel no deja de ser importante, aunque estés en casa, las pantallas de los aparatos tecnológicos y la luz artificial pueden ser muy nocivas para tu piel.
  • Si te dan ganas, usa perfume. No olvides que todos nuestros sentidos están siempre presentes.
  • Si vas a brindar información relevante, la luz te debe iluminar desde el frente.
  • Si tienes la posibilidad, ten un lugar diseñado para el trabajo: con fondo que comunique tu mensaje, luz suficiente y silla cómoda.
  • El protocolo, si te han invitado a una videoconferencia como oyente, es estar con atención en la sesión, con el video activo y el micrófono en silencio.
  • A la hora de trabajar desde casa y reflexionar sobre tu imagen recuerda que:
  • Si algo parece ser, es. Es decir, si alguien parece organizado en su aspecto y entorno, se lee como alguien organizado.
  • La imagen ejecutiva, profesional y emprendedora no tiene género. Los diferenciales más bien son los niveles de formalidad, de autoridad, jerarquías y el tipo de negocio que haces.
  • Fondo sin forma no comunica, forma sin fondo no tiene sustento y engaña. Debe existir sustento y congruencia en lo que buscamos comunicar. Ser y parecer.

Recuerda que en tu imagen personal debe existir armonía y ésta debe ser consistente con lo que es importante para ti.

*Melisa Mariel Esposito, Fundadora de nonna Imagen Personal, Consultora de imagen publica y fashion stylist
@nonnaimagenpersonal
nonnaimagenpersonal.com