La Unión Europea-Vietnam, un acuerdo de libre comercio.

El nuevo European Union (EU)-Vietnam Free Trade Agreement (EVFTA) entró en vigencia el pasado mes de Agosto de 2020, eliminando (eventualmente) casi el 99% de los impuestos aduanales en productos comercializados entre ambas partes. En consideración a las necesidades de desarrollo de Vietnam, al país se le ha permitido un periodo de 10 años para eliminar los impuestos en las importaciones de la UE; y ésta lo hará en siete años.

La Comisión Europea asegura que el acuerdo ayudará en el proceso de hacer negocios en Vietnam, haciéndolo más fácil para las compañías europeas, las cuales ahora podrán invertir y lograr contratos gubernamentales en en ese país, con iguales oportunidades que sus competidores locales. Este es el acuerdo comercial más comprensivo de la UE con un país en desarrollo e incluye provisiones para la propiedad intelectual, desarrollo sostenible y derechos laborales. 

La Comisión Europea también denotó que el acuerdo representa un importante logro en el compromiso de la UE con Asia. Vietnam es el segundo socio comercial más grande de la UE en el Association of Southeast Asian Nations (ASEAN) después de Singapur, con el cual concluyó un acuerdo de libre comercio el año pasado. Las principales exportaciones de Vietnam hacia la UE son productos electrónicos, calzado, textiles y ropa, así como café, arroz, mariscos y muebles.

El acuerdo ha sido altamente promovido como una prometedora oportunidad para las Industrias Textiles y de Prendas vietnamitas. Muchas compañías locales han estado muy ocupadas buscando como prepararse desde el año pasado para estar listos y cumplir con los reglamentos y estándares de origen que están estipulados en el nuevo acuerdo. Para lograr el tratamiento de acceso libre de impuestos, los productos deben ser originarios “a partir de las telas” lo cual significa que éstas deben ser producidas en Vietnam, la UE o dentro de países que cuenten con un acuerdo comercial con ambas partes, tales como Corea del Sur. Hasta el momento, la Industria Textil y de Prendas de Vietnam, han sido dependientes de la importación de maquinaria y materia prima. 

Demasiados negocios domésticos han invertido en sus talleres mucha maquinaria y tecnología de forma metódica para lograr cumplir con los estándares técnicos impuestos por los importadores.

A pesar de ello, con una escala de exportación de aproximadamente USD$5 billones anuales, el tema de cómo hacer que la Industria Textil y de Prendas cumplan con los criterios de origen para calificar en la reducción de impuestos, es aún un tema retador, esto de acuerdo a reportes en los medios vietnamitas.

La Industria Textil ha fracasado en el hecho de ser proactiva en la búsqueda de telas que califiquen para exportación hacia la UE.

Adicionalmente, la compra de telas domésticas está sujeta a un 10% VAT, lo cual significa que son mucho más caras que las telas importadas; por tanto, haciendo que los beneficios de la reducción de tarifas sea insuficiente para contrarrestar los precios de venta y para competir con artículos de otros países.

Por otro lado, el EVFTA promete ofrecer a las empresas textiles vietnamitas, la oportunidad de maquinaria importada de alta calidad. Algunos promotores de los acuerdos creen que esto trae consigo una oportunidad para lograr reestructurar la industria vietnamita “hacia la dirección en la que las compañías cooperan entre sí para construir cadenas de producción de Hilaza – Tejido – Teñido – Costura – para lograr cumplir con los estándares, asegurando así el consumo e incremento de la competitividad de los productos textiles y de prendas de Vietnam”.

Fuente: Detrás de la Costura