Se acelera el traslado de fábricas de prendas de China hacia el Sudeste Asiático y Bangladesh

Calvin Klein, Tommy Hilfiger, Levi's, Crocs y Uniqlo han trasladado su producción fuera de China debido al incremento en los costos, y la nación se mueve un escalón en la cadena de valor mientras otros le siguen. Vietnam es la primera opción para el calzado; Bangladesh cuenta con mano de obra calificada; Indonesia está modernizando sus plantas y Camboya está también dentro de la jugada.

Las marcas de moda se deben de enfocar en los asuntos actuales así como en las tendencias del momento. Últimamente, los ejecutivos han estado perdiendo tiempo y esfuerzos en tratar de entender cuál será el siguiente paso del Presidente de USA, Donald Trump.

El 1 de Octubre, Trump lanzó otro dardo al corazón de la manufactura china, cuando incrementó las tarifas existentes en US$250 billones sobre el valor de los productos chinos, de un 25% a un 30%.

Adicionalmente, se colocó un 15% de tarifa de impuestos a US$300 billones en importaciones chinas – y mucho del enfoque fue sobre prendas. Esto ha causado grandes problemas para las numerosas marcas de moda que producen sus productos en China y las venden en los USA.

Desde el principio de la presidencia de Trump, los nombres nacionales como Uniqlo, Levi's, Crocs, Calvin Klein y Tommy Hilfiger han re-ubicado su producción entera de manufactura fuera de China.

La política no es el único factor, el incremento de los costos laborales y una creciente renuencia de China para producir productos a menor costo, han sido algunas de las razones por las cuales la caravana de sourcing ha decidido movilizarse, mucho antes de que la guerra comercial iniciara. No existe duda de que Trump aceleró su salida de alguna forma.

"Existe un gran sentido de pánico" expresó Sean Coxall, Presidente de Soluciones de Li & Fung con base en Hong Kong. "Hemos estado trabajando con clientes clave para establecer un plan de respaldo desde el momento que Trump asumió el poder y cualquier compañía que no haya planificado esto con anticipación, es bastante estúpida en mi opinión. Trump ha logrado casi todo lo que dijo, así que ¿por qué no seguiría hasta este punto"?

Mientras más complicado el conflicto comercial con China, aún más atractivo es para las compañías diversificar su cadena de suministros, a pesar del riesgo involucrado y la mudanza – aunque muy pocos están viendo a USA como opción final, lo cual es el aparente motivo de Trump.

"Todas las compañías para las cuales trabajo están ansiosas y nerviosas pero, una cosa que no están haciendo, es sugerir que abramos compañías en los USA", dijo Matt Priest, Presidente de Footwear Distributors and Retailers of America. "Existe mucha preocupación, ya que la cadena de suministros no puede cambiarse tan rápidamente así como las decisiones políticas y, mientras nuestros miembros se han estado movilizando fuera de China por ya tiempo atrás, el 70% de sus productos aún se fabrican allí".

¿Qué pasa con las marcas de diseño chino que también cuentan con compradores en el mercado de USA? ¿Aún si América no es su enfoque, necesitan también mover sus esfuerzos de manufactura hacia otro lugar para lograr retener sus clientes de USA?

Estamos notando que varias marcas están migrando hacia Bangladesh. Está entrenando la fuerza laboral e importando nueva y costosa maquinaria. Es el lugar en el cual se podría hacer cualquier cosa: productos de mezclilla, trajes enteros, zapatos, etc. "China podría sobrepasar a los USA como el mercado más grande a nivel mundial para la moda en el 2020, esto de acuerdo a la mayoría de datos que hemos visto, así que a ciertas marcas chinas no les importará lo que sucede en los USA, ya que no será el centro de la industria como tal", indicó Weyan Lui, de la Firma inteligente L2. "Pero no existe ninguna duda de que cualquier marca china con intereses en los USA, será golpeada por esta situación y estará preocupada por el duro golpe en los precios para sus ventas en los USA".

Para cualquier marca de moda que esté preocupada por las tarifas, la única opción es la de mover su manufactura fuera y, un gran número de países asiáticos han seguido el anzuelo que cuelga ante sus narices.

Por mucho tiempo Vietnam ha sido la opción número uno – particularmente cuando se trata de calzado. Esto recae sobre un buen número de factores: Vietnam cuenta con libre comercio con varios países, incluyendo 28 naciones de la UE, Australia, Canadá, Japón, México, Nueva Zelanda y Singapur.

Los trabajadores son habilidosos y aunque los sueldos son relativamente altos para la región (US$216 mensuales), aún así son más bajos que los de China. La infraestructura es buena, no como en otros países del área, y la energía se mantiene a un costo razonable gracias al subsidio gubernamental.

"En términos de alto valor, Vietnam es excelente y es definitivamente un mercado que se beneficiaría de la guerra comercial entre USA y China" dijo Coxall.

"Me atrevería a decir que en este momento Bangladesh cuenta con la ventaja en términos de prendas y que Vietnam cuenta con la de calzado; producen una cantidad mucho mayor de calzado que cualquier otro país en el Sudeste de Asia. También producen calzado de alta calidad, motivo por el cual Uniqlo produce todo su calzado en ese país, aunque se apoyan de gran manera en Bangladesh para todo lo demás".

"Notamos gran cantidad de marcas migrando hacia Bangladesh" dijo Coxall. "Están entrenando la fuerza laboral e importando maquinaria nueva y costosa. Es el lugar donde cualquier cosa se puede producir: prendas de mezclilla, trajes enteros, calzado, etc. Hasta han logrado desarrollar tecnología laser para crear jeans de alta calidad".

Y luego se tiene a Camboya, en donde la manufactura de prendas abarca el 80% de las ganancias de las exportaciones y emplea a más personas que cualquier otra industria – así que no es ninguna sorpresa que el gobierno esté imponiendo políticas para tentar a las marcas internacionales a ubicarse en su país.

Esto incluye la aprobación del 100% de propiedad de equidad internacional y una exención de impuestos de importación sobre maquinaria y equipo. Camboya también comparte puertos con Vietnam, lo cual ayuda con el transporte y la importación de materia prima de China.

Camboya también se beneficia del esquema de la UE de "Everything but Arms", lo cual permite que los países en desarrollo cuenten con acceso libre de impuestos hacia los mercados de la UE. Aunque el año pasado, Bruselas dijo que la Ciudad de Phnom Penh tuvo un año para mejorar su récord de derechos humanos – particularmente con respecto a sus datos en cuanto a los trabajadores de menor edad y abuso de menores – o su membresía sería suspendida.

También está Indonesia. Jakarta está desencadenando un ambicioso plan para digitalizar la Industria de Prendas y Textil – una política clave para lograr cumplir con la meta gubernamental de convertir a Indonesia en uno de los productores textiles y de prendas en los primeros cinco lugares a nivel mundial para el 2030. Está planificando lograr esto al invertir en maquinaria de primera generación, entrenando su fuerza laboral y trabajando con los inversionistas locales y extranjeros en la construcción de nuevas plantas equipadas con inteligencia artificial, listas para producir.

El gobierno de Indonesia también ha hablado sobre como quiere jugar por adelantado este juego, cuando se trata del escaneo en 3D – los clientes envían un escan 3D de sus medidas y reciben prendas que entallan sus cuerpos – y todo relacionado con la tecnología 5G.

Todos estos países ofrecen mucho, pero es importante recalcar que no habrá un fácil sucesor de la manufactura china, y que las marcas necesitarán aceptar que el futuro depara un sourcing de mucho cruce de fronteras.

"Para mi entender, no existe ningún país que pueda reemplazar a China y el papel que juega en estos momentos en la manufactura a nivel global" dijo Foote. "Mi sentir es que las marcas de moda que están tratando de abandonar China están enfrentados a retos logísticos en cuanto a localizar nuevos proveedores alrededor de una gran número de países, dónde pueden encontrar sus necesidades de producción".

Mientras, la Industria de la Moda china madura y migra del "Hecho en China" hacia "Diseñado en China", este es un cambio que en algún momento iba a ocurrir. Lo que Trump ha hecho es acelerar el proceso.

Fuente: Detrás de la Costura, Industria_191106d.html