¿Por qué ser sustentable es el negocio de moda?

Por Gabriel Farías Iribarren
http://gabrielfariasiribarren.com/

“El año 2017 se ha constituido en un punto de referencia para la sustentabilidad de la Industria de la Moda. Tanto es así que el 75% de las empresas del sector han mejorado su puntuación respecto al periodo anterior. Esto ha permitido que el pulso de la industria pasara de 32/100 a 38/100; es decir, que se ha ganado un significativo aumento de seis puntos. ¡Esto es excelente y muy motivador! No obstante, aún queda mucho camino por recorrer.”

Compartiendo esta información estadística comienza el reporte Pulse Of The Fashion Industry - Global Fashion Agenda & The Boston Consulting Group. The Pulse Scores es una medida de rendimiento del sector desarrollada por estas dos organizaciones, sobre la base del Higg Index desarrollado por Sustainable Apparel Coalition (SAC), que permite seguir y medir la sostenibilidad en la Industria Global de la Moda en áreas clave de impacto social y medioambiental. Es una medida de desempeño que, por su exclusivo y particular diseño, hace imposible que una marca de la moda pueda alcanzar el máximo puntaje de 100 en sostenibilidad. A través de ello se manifiesta y se ratifica que ese objetivo final- 100/100- sea la máxima aspiración de la industria.

El errático comportamiento del nuevo consumidor global y digital y la rápida evolución de la tecnología desafían al Sector de la Moda sin que sus organizaciones puedan predecirlo. De lo que sí podemos estar seguros es que la industria tiene que adaptarse. En función de esta meta, es muy importante llegar a las conclusiones del citado reporte, que hemos comenzado a analizar en el artículo anterior: La industria de la moda será sustentable o no será.

El negocio de la moda y la sustentabilidad

Hoy en día ya podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que el argumento comercial es convincente: mejorar el rendimiento medioambiental y social de una marca de moda aumenta su rentabilidad.

¿Por qué aumenta la rentabilidad?

Porque las inversiones en la optimización de los recursos, en la búsqueda de entornos de trabajo más seguros y en la utilización de materiales sostenibles crean eficiencias y sinergias entre cada una de las organizaciones involucradas en la creación, desarrollo, producción y distribución del artículo de moda.

Avanzando hacia soluciones disruptivas con innovaciones emergentes

Los actuales y tradicionales modelos de negocio del sector no proporcionarán el impacto necesario para transformar la industria. La moda necesita un cambio más profundo. Las empresas necesitan nuevas tecnologías disruptivas y modelos emergentes.

Desarrollar estas nuevas tecnologías y modelos no es tarea fácil en una industria tan intensiva en activos. Muchas de estas innovaciones necesitan colaboración precompetitiva para ser comercialmente viables. Pero hay que ponerse en marcha y para ello se han priorizado tres de las áreas más prometedoras en las que se observan nuevas innovaciones: uso de materiales sostenibles, moda circular (close the loop) e Industria 4.0.

1. Materiales sustentables

Se refiere a innovaciones en materiales nuevos y existentes para reducir el impacto ambiental. Ejemplos de avances en esta área son el desarrollo de fibras no convencionales generadas a partir de cítricos, plantas de uva o algas; cuero generado por bioingeniería y la promoción de fibras de líber. Estas innovaciones también se extienden a los procesos, al abolir el uso de productos químicos en los acabados de los tejidos, por ejemplo.

La investigación en colaboración y la promoción de materiales sostenibles debería ser una alta prioridad para la industria, ya que las mejoras actuales en la reducción del impacto negativo del algodón y el poliéster reciclado distan mucho aún de ser las adecuadas y suficientes para abordar el problema y solucionarlo.

2. Moda circular: close the loop

Implica minimizar el consumo de recursos facilitando su reintroducción en la cadena de valor. En otras palabras, se trata de reciclar y reutilizar materiales repetidamente hasta que se conviertan en residuos biodegradables. El modelo de negocio lineal actual presiona al medio ambiente generando residuos a lo largo de toda la cadena de valor, mientras que con un sistema de ciclo cerrado se busca minimizar los residuos y utilizar solo los materiales inevitables. Cerrar el círculo permite administrar el uso de los recursos finitos de tierra, agua y energía que la moda utiliza intensamente.

Las innovaciones emergentes que soportan los sistemas de ciclo cerrado incluyen las tecnologías de reciclaje que pueden producir nuevas fibras comparables en calidad a las fibras vírgenes y las tecnologías ópticas de clasificación de fibras necesarias para facilitar el reciclaje escalable. También son muy importantes los sistemas de mapeo y rastreo que permiten el reciclaje y reutilización de los desechos de pre-consumo, generados en los procesos industriales.

3. Industria 4.0

La industria 4.0 tiene el potencial de alterar la forma en que la Industria de la Moda funciona hoy en día, aprovechando las capacidades cada vez mayores de la automatización, la robotización y otras tecnologías disruptivas. Aunque este nivel de cambio no ha comenzado realmente en la Industria de la Moda, sabemos que es inevitable y que probablemente afectará cada paso de la cadena de valor, haciéndola más versátil e impulsando una productividad mucho mayor.

Ejemplos de estas tecnologías que ya están en el mercado son el software de diseño virtual que conecta el diseño 3D con el entorno de patrones 2D y la impresión bajo demanda, y en 3D que tiene el potencial de reducir los desperdicios, acortar drásticamente los tiempos de desarrollo y optimizar el de comercialización. Además, las tecnologías de sensores tipo RFID y el Internet de las cosas (IoT) ofrecen oportunidades de seguimiento y localización que sirven para múltiples usos en la cadena de aprovisionamiento.

Un ecosistema de innovación para convertir la moda en sustentable.

Con el fin de acelerar estas innovaciones y generar otras nuevas, los protagonistas de la industria de la moda deben unirse para incubar y escalar nuevas ideas. Además de la financiación (“capital paciente”), los innovadores requieren una sólida red de apoyo: investigación, tutoría y estrecha colaboración en toda la cadena de valor de la moda.

Esto requiere el desarrollo de un ecosistema fundamentado y anclado por las marcas líderes del sector que aborden los límites típicos de la innovación que requieren de los recursos financieros necesarios pero además, y no menos importante, de largos ciclos de I+D, de profunda experiencia en temas especializados, del conocimiento y habilidades de profesionales formados en las diferentes ingenierías y capacidades que la mayoría de las marcas de moda no tienen internamente y que son difíciles de encontrar en los proyectos iniciales.

Si entre todos creamos este ecosistema haremos de la Moda una industria sustentable y amigable con el medio ambiente. ¡Debemos hacerlo!