¿Considera que los controles de producción y de calidad son solo para el área de producción?

Por Ing. Miguel Barrios Morán*

En la mayoría de las empresas solo nos enfocamos en el control de producción, la calidad y las áreas de manufactura. Sabemos que es el área de trabajo principal la que genera los ingresos, pero el solo tener ese enfoque ¿es lo óptimo y más razonable? Qué pasa con el concepto de trabajo en equipo, con la unificación de las áreas de trabajo de la empresa, la responsabilidad de toda la organización y la integración de los departamentos de ésta.

No podemos dejar que todo el peso de la organización recaiga en las áreas de producción; la cual es considerada el patito feo de la empresa. Por su naturaleza cualquier desviación, falla o incumplimiento de las entregas, ocasiona una calificación extremadamente negativa, que no se compensa ni con otros días de cumplimiento al 100%, por lo que siempre está en “el ojo del huracán”.

Si analizáramos de la misma manera las demás áreas y con el mismo enfoque de medir su productividad y calidad, nos daremos cuenta de la importancia de sus funciones y se tendrán que evaluar de la misma manera que la manufactura.

Es importante que se maneje un control de producción, calidad y evaluación de todas las áreas de la organización. Citaremos ejemplos del impacto de otros departamentos en los resultados de la eficiencia y el estándar de calidad de la empresa.

Diseño: La elaboración de muestrarios y prototipos, sin conocimiento de los procesos de confección y el uso de aparatos y accesorios para mejorar la costura, ocasiona operaciones de alto minutaje que se pudieran realizar de una manera más rápida controlando también la calidad, sin afectar la creatividad del diseño, la cual es muy importante para los clientes y, en mucho de los casos, es el plus de la marca. No se quiere cambiar todos los procesos, pero ayuda mucho el modificar algunos para entregar a tiempo y con una mayor eficiencia.

Ventas: El personal de este departamento se maneja muy independiente del área de manufactura; pocas veces platican o participan en los círculos de calidad. Normalmente su acercamiento es cuando se atrasa un pedido de sus clientes, pero no toman en cuenta las causas que ocasionan los retraso y solo se dedican a levantar pedidos, pero no comprenden que hay que vender ciertos productos para hacer más eficiente el taller. Solo quieren manejar una línea de productos y levantan pedidos muy pequeños que, en ocasiones, son más tardados que los grades. Nunca participan en las juntas de producción para ver las necesidades de manufactura. Su calidad se puede medir con las cuotas que deben cumplir; es decir, si no se entrega la meta del mes se tendrá una falta, que se puede medir como mala calidad.

Compras: Esta área es de suma importancia para la producción. Ellos deben estar de la mano con la planeación de la producción porque, de no hacer eficientemente su trabajo, trastornarán seriamente al área de manufactura. Si los pedidos no salen completos por falta de tela, de etiquetas o habilitaciones, no se podrán confeccionar causando dificultades. Además, una de las reglas de fabricación será no entregar producción a las maquilas si no está completo el material. Los talleres de fabricación en algunos casos se quedan parados por falta de un insumo, lo que ocasiona un problema grave en las líneas de fabricación y saturación del trabajo. Para incorporar otro pedido a fabricación se tiene que hacer a un lado el que no se pudo terminar, lo que ocasiona que el producto se revuelva y se maltrate. También el taller de maquila no tendrá producto terminado que cobrar y, por consiguiente, no contará con dinero para su nómina.

Es verdad que el departamento de compras depende de sus proveedores, pero en la mayoría de los casos, éste no cumple con la regla mínima de tener siempre tres opciones para adquirir los insumos que se necesitan en la empresa y, por tanto, tiene que correr y hacer compras de pánico, consiguiendo materias primas que no llenan los estándares de calidad de los productos. La eficiencia de este departamento se mide cuando se cuenta con los materiales completos y la ineficiencia cuando no se cumple con las compras al 100%. También la calidad se mide si los materiales adquiridos son malos: telas, elásticos, cierres o botones defectuosas, etc. Se corre el riesgo de que al armar las prendas con insumos defectuosos (por ejemplo, en el caso del pantalón vaquero) se le coloque un cierre que al procesarlo en el lavado, se oxide o se zafe, causando una pérdida económica del producto terminado y algo mucho peor, el incumplimiento de la entrega con el cliente.

Contabilidad y finazas: El tener finanzas sanas nos ayuda a llevar una buena relación con los proveedores y a no tener problema de desabasto por no pagar a tiempo las cuentas. El tener que parar ordenes de producción, por no tener a tiempo la tela o los avíos, sucede mucho. Sin embargo, contabilidad solo vigila las cuentas que se van a vencer, pero no toma en cuenta las ordenes de producción programadas. Por tanto, se debe considerar una caja chica para los avíos.

Finanzas debe estar cerca de producción. Y si hablamos de contabilidad, cuando le pedimos un análisis de costos, a veces no cuentan con la información necesaria para indicar a producción que se están elevando los costos de fabricación impactando seriamente la utilidad. Solo se vuelven pagadores de impuestos pero no son capaces de llevar el control de indicadores y revisar los presupuestos por departamentos y medir la rentabilidad de éstos.

Además de estos cuatro departamentos, las demás áreas administrativas se deben evaluar al igual que el área de manufactura, por su productividad y su calidad. No podemos considerar solo la fabricación como el patito feo de la empresa, o que el personal de calidad esté catalogado como los malos de la película por su función de regresar el trabajo. Cuando se llega a tener  una devolución de un cliente inmediatamente los culpan de los problemas.

El trabajo en equipo de las empresas es a todos niveles, no solo en la producción. El enlace de todos los departamentos de la organización es muy importante para cumplir con los objetivos de la empresa. Las juntas de trabajo deben estar marcadas por el involucramiento de todas las áreas de la misma, pero de manera uniforme y participativa; es decir, establecer los estándares de medición de todos los departamentos en base a su calidad y su producción o productividad.

Si el problema solo recae en el área de manufactura, difícilmente se lograrán las metas, además de crear un ambiente de trabajo hostil y tóxico. No habrá una buena relación de trabajo entre los empleados.

La competencia entre departamentos es sana y es convieniente no tener areas aisladas, sino departamentos integrados como parte de una organización exitosa que busca, ante todo, que sus  trabajadores estén en armonía. 

Ing. Miguel Barrios Moran

www.temyn.com.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.