La personalización y Marketing programático... Cómo lograrlo.

 

Por la especialista en Marketing, Guadalupe Mejía

Hablando de generaciones, gustos, el mundo cibernético y la conección con nuestro cliente final, el 2018 nos dejó grandes experiencias y el 2019 nos reitera las tendencias que lograron ser punta de lanza para hacer más y mejores estrategias.

Entre lo más destacado y relevante para fidelizar con nuestro público nos centraremos en la “Personalización”; mucho se habla de la importancia que tiene para el consumidor actual sentir un vínculo con la marca y mostrar al cliente que estamos al pendiente de sus gustos personales.

Esa necesidad del cliente nos pone frente a un desafío por brindarle una experiencia de compra como personas individuales, y lograr una relación donde sus gustos y preferencias son primordiales. Así, este reto cambia de la generación de prospectos donde el foco de atención era reunir a todos los posibles, por la generación de la demanda donde es más valioso crear puntos de contacto con cada cliente más allá de su experiencia de compra; es decir, que durante el paso del tiempo sientan que la marca está al pendiente de sus nuevos deseos y necesidades. Uff esto sí que requiere una atención muy cercana y, por ello, se llama “personalizado”.

Cada uno de nuestros clientes es valioso, pero ¿cómo lograr que así lo perciban?¿Por qué es tan importante dar mayor información para generar una compra? En la actualidad, los clientes se encuentran inundados de información respecto a los productos y servicios, por lo que realizan un mayor análisis entre una marca y otra, lo que hace que la etapa de venta sea más tardía pues el consumidor pasa por al menos 5 puntos de contacto antes de tomar una decisión, sobre todo para los compradores B2B que requieren analizar más a fondo toda la información, la cual formó parte de la educación temprana del cliente respecto a los productos o servicios. Y en todo ese mar de información, la personalización o marketing personalizado es lo que en la actualidad está logrando hacer una diferencia al reinventar el proceso de venta para lograr satisfacer al cliente en su proceso de compra; para ello, es necesario reunir una gran cantidad de datos sobre nuestro público objetivo e incluso de manera particular con cada cliente, para convertirlos en acciones concretas para crear esta dinámica personalizada.

Y bien no se trata de conversar diariamente con cada persona o llevar un café y pantuflas a sus oficinas, más bien crear plataformas utilizando nuestra gran aliada y ya presenté tecnología.

¡Veamos Cómo!

Para ejecutar el márketing personalizado podemos mencionar que existen diversas herramientas que nos permiten recaudar información y mantenernos en contacto con los clientes; sin embargo, nos centraremos en EL MARKETING PROGRAMÁTICO (o publicidad programática). La definición de Ameet Ranadive es una de las mejores: “A un alto nivel, el marketing programático es la práctica de implementar un conjunto automatizado de reglas para orientar eficientemente a tu audiencia y clientes más valiosos con anuncios personalizados “.

La automatización permite disminuir los retrasos inducidos por un eslabón de la cadena humana en el proceso. Una orientación eficiente eliminará impresiones y clicks desperdiciados. Por lo tanto, solo muestra anuncios a los usuarios que tienen esa intención, y que es probable que lleven a cabo la acción deseada.

La personalización aumenta el potencial de que el cliente realice la acción deseada. Mostrándole el anuncio personalizado perfecto, basado en los datos que conoce sobre él, se pueden conseguir atraerlo. Además, se deben tener en cuenta sus últimas búsquedas en Internet.

¡Imagina lo valioso de poder impactar a tu cliente en un momento y contexto preciso y determinado!

En términos de marketing, una compra programática es aquella adquisición publicitaria que se hace a través de una máquina. Hablamos de una tecnología que permite automatizar el proceso de compra, la colocación de anuncios y la optimización de la publicidad, en sustitución de los métodos tradicionales. Por medio de una plataforma, los anunciantes pueden comprar anuncios. Esta técnica, permite dirigir campañas publicitarias a segmentos de usuarios concretos, basándonos tanto en datos recabados mediante el análisis, como en datos genéricos sobre audiencias en los que buscaremos similitudes que podremos aprovechar para nuestras campañas.

Mediante la personalización podemos analizar el comportamiento de los usuarios y realizar recomendaciones en medios externos, redes sociales, página Web, correo electrónico o SMS. Con el conjunto de estas técnicas, podemos ofrecer al usuario lo que desea en el momento preciso.

Sólo en EEUU se prevé que el gasto en marketing programático se acerque a los 10 millones de dólares este año; para nuestro 2019 en México y el resto de América Latina, expertos en este sector ven un crecimiento de hasta el 35% en la compra y análisis de los grandes datos que las empresas realicen para dirigir mucho más efectivamente sus campañas.

En nuestro muy acelerado presente, ya formamos parte de lo que antes nos parecía una película del futuro. Estar en contacto con nuestros clientes y saber si sus hábitos y deseos ha cambiado de las viejas llamadas telefónicas y otras prácticas, a comunicarnos mediante sus dispositivos móviles y herramientas tecnológicas que nos ayudan a conocer sus demandas. En pocas palabras, el futuro es el hoy y somos parte de ello. ¡Feliz 2019!