Un nuevo y completo significado para "Hecho en los EUA"

Muchas personas buscan la etiqueta de "Hecho en los USA" cuando realizan sus compras; pero algunas compañías van más allá, no solo sus productos son hechos en América, sino que también se cultivan y confeccionan aquí. Es una nueva revolución industrial local. Los consumidores pueden realmente "rastrear" de dónde proviene el material de la prenda y dónde fue hecha.

Todo desde una plantación de algodón en Alabama hasta la cosecha local, equipo de proceso, corte y manufactura, hasta la tienda y órdenes en línea.

En Red Land Cotton todo se cultiva, confecciona y procesa no solo en los EUA, sino que en todas las localidades a nivel regional. Esta compañía familiar puede realmente rastrear cada sábana, toalla y ropa de cama de lujo hasta la plantación de algodón en EUA de donde proviene. "Sentimos que esto agrega un alto nivel de calidad y le pone corazón a nuestros productos", expresó Anna Brakefield, quien co-fundó Red Land Cotton junto con su padre, Mark Yeager.

Encontraron compañías alrededor del país que resaltaban todo acerca de dónde provenía el material en América y dónde era hecho.

Los consumidores buscan esto. Una encuesta realizada por Cotton Incorporated, encontró que el 65% de ellos están interesados en comprar prendas provenientes de cultivos y manufactua de EUA.

McIntosh, fundador de Homegrown Cotton, cultiva los materiales para sus camisetas polo en su propia plantación de algodón. "Al crear algo localmente, el dinero se mantiene en un solo lugar en vez de ir por allí a todas partes del mundo".

Las camisas se confeccionan y manufacturan regionalmente. McIntosh prevee que los compradores estarán viendo muchos más productos provenientes exclusivamente de niveles locales.

"Creo que al cultivar y coonfeccionar las cosas aquí, alertará mayormente a los usuarios", dijo McIntosh.

Tanto Homegrown como Red Land, contratan residentes del área y compañías que ayudan a manufacturar sus productos. Lo cual significa que por cada camisa, sabana o toalla que se vende, las personas mantienen sus trabajos, apoyando así a los granjeros y a la economía.

"Creo sinceramente que la gente aún confía en que aún existe el sueño americano y mucha más personas comprenden que el sueño americano se cumple al comprar localmente y apoyar esos negocios", expresó Brakefield.

Los productos de Red Land Cotton son cultivados enteramente en el estado de Alabama y sus articulos de cama y otros productos para el hogar son manufacturados en su totalidad en los EUA. Su mayor fortaleza – Hecho en América – Cultivado en América – fue también su mayor reto. Anna y Mark se reunieron con manufactureros y les contaron su historia de “Hecho en América”. "Fue realmente un sacrificio con cada manufacturero, dentro de nuestra cadena de suministros, poder lograr que este proyecto llegara a su punto de producción. Al final, fue en esfuerzo de grupo y llevó a que otras compañías y personas terminaran creyendo en lo que hacemos para lograr con ello que este negocio se volviera una realidad". El arduo trabajo y sacrificio finalmente están siendo visualizados.

Así que, aparte de su historia de hecho en América, ¿qué diferencía los productos de Red Land Cotton de productos masivos para el hogar? Todo recae en la nostalgia: volver a los tiempos de productos de mayor calidad. Mark estaba muy interesado en recrear el toque y sentimiento de la ropa de cama de las abuelas: "debían estar crujientes cuando se quitaban del tendedero y eran tan cómodas una vez que las arrugabas a tu manera en la cama", describe Anna. Encontraron el santo grial cuando se cruzaron con el tejido heredado de los años 20. Trabajaron en conjunto con ingenieros textiles en las oficinas de Cotton Incorporated en Raleigh, Carolina del Norte, para recrear el grosor de la hilaza y tejido de construcción, lo demás es historia.

Invertir en su compañía significaba invertir en América, en sus comunidades y vecindarios. "La cuestión de ser 'hecho en EUA' es importante para nosotros" expresa Anna, "porque abarca nuestro compromiso de calidad, creando empleos y apoyando a nuestras talentosas comunidades". No era solo su tierra fértil que les permitió cumplir este sueño, sino que también el arduo trabajo y dedicación de la gente americana y su indomable espíritu.

Anna y Mark creen en el sueño americano, pero también en las cualidades naturales del algodón y, el hecho de que eso vuelve sus productos superiores y de que sus clientes pueden gozar de esa buena calidad al dormir. Es importante para ellos mostrar las cualidades naturales de sus productos, el tejido, el cual retiene el encanto de las "imperfecciones" del algodón natural. Ellos llaman al algodón la "planta con personalidad".

Fuente:
Detrás de la Costura, Industria_180807e.html